sábado, 29 de julio de 2017

La Senda de la Mar

Fotografia de J.L. Romero
Ricardo Garanda Rojas

Puerto de Vega, 7 de julio de 2015


Paso a paso de Frexulfe a la Atalaya
entregando la mirada a la Mar
y la mano a la tierra,
pisando los cuchillos grises de pizarra,
yo pequeño mirando lejos
más allá de la niebla
y pensando, una vez más,
en la velocidad de los pasos
de los sueños.

Roza el borde el sendero
de dos espacios inauditos,
el inmenso océano
y la extraordinaria tierra
de este camino austero pero infinito.
Estoy aquí y lo sé
pero nada tiene que ver conmigo,
ni soy mar ni soy tierra
soy un cuerpo
con complicados pensamientos
que huye de la ciénaga
y no encuentra nunca el tiempo
de las preguntas de los pequeños misterios.

Pero aquí con el maizal y el bosque atrás
habría que ser más necio
para ocultar respuestas
cuando nuevas preguntas
nacen en mi sudor y silencio,
por ésta senda naviera
que huele a mar y a hierbas,
que aparta el duro brezo
entre pinos dañados
y mi espalda cansada, aligera.

Es la senda del respiro,
de ese viento y sus intenciones
de animar las células del cuerpo dormido
y de avivar los nervios drogados de obsesiones.
Es la senda que me trae
al verdadero círculo
de humildes pero necesarias,
imprescindibles emociones.


2 comentarios:

  1. MUy bueno, como siempre .Enhorabuena por ser capaz de escribir estos versos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Andrés, con tus palabras recupero un ápice de un ego algo hundido en estos tiempos.

      Eliminar